miércoles, 7 de noviembre de 2007

Un conejo al que le crecían los dientes

Érase una vez un conejo llamado Orejitas, al que le crecían mucho los dientes. Un día por la mañana decidí llamarle Ronaldinho pero surgió una cosa, que mi conejo no era del Barca, era del Madrid; entonces le puse como ya os dije antes Orejitas. A él, el jugador que más le gusta es Sergio Ramos, pero también Raúl, Casillas, Van Nistelrooy…

Un sábado por la tarde-noche, estaban jugando el Madrid contra el Barca. Entonces decidí llevarme a Orejitas al salón a ver el fútbol para ver qué hacía. Le senté en el sofá al lado mío y de mi madre con un paño debajo para que no manchase el sofá.


Después de que pasara un rato, Sergio Ramos hizo una jugada, después le pasó el balón a Van Nistelrooy para que marcase un gol, pero se lo paró Valdés.


Al final Sergio Ramos marcó un gol gracias al pase de Van Nistelrooy, y mi conejo se alegró porque marcó su ídolo.

Irene

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

1. Presta atención y no cometas faltas de ORTOGRAFÍA.
2. Revisa el texto antes de enviarlo.