miércoles, 3 de junio de 2009

Ida, el fósil de nuestra antepasada

Ida, una hembra primate que vivió hace 47 millones de años en Alemania, es un ancestro nuestro, es decir, un antepasado común a monos y seres humanos.

Es considerado como el fósil más completo jamás encontrado. Al ejemplar, encontrado en 1983 cerca de Frankfurt, le falta un 5% del cuerpo (una pequeña parte de una de sus piernas) y tiene todo lo demás completo (el 95% del cuerpo).

Dicen que Ida se parece a un lémur, medía aproximadamente un metro y medio y en vida pesó 650 ó 900 gramos. Podría ser el eslabón perdido, el antepasado de monos y hombres.

Los científicos dicen que por la forma de sus huesos y otras cosas más, se dice que Ida murió joven, de nueve o diez meses. En sus cinco dedos en lugar de garras tenía uñas y así se confirmó que era un primate.

El fósil permite ver en detalle no sólo el esqueleto del animal, sino también los restos de las partes blandas de su cuerpo y hasta el contenido de su estómago.

Siendo herbívora, Ida se alimentó de frutas, semillas y hojas antes de morir.

Su muerte tuvo lugar porque no era capaz de coger sus alimentos con una muñeca rota y al final murió de hambre.

Su importancia radicaría en que se encuentra en un punto de la evolución antes de que se dividan las ramas que condujeron a monos o seres humanos por un lado y lémures y otros primates más alejados del Homo Sapiens por otro.

Su esqueleto es una especie de piedra Rosetta, porque une elementos que antes no habían sido capaces de asociarse.

Chantrelly, 5º A

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

1. Presta atención y no cometas faltas de ORTOGRAFÍA.
2. Revisa el texto antes de enviarlo.