domingo, 29 de marzo de 2009

Carta desde el campamento, Javi González

Carta original:


Esa noche no pararon de jugar al escondite, saltar a las cuerdas...

Después de todo esto, el jefe les dijo que iban a jugar a algo muy divertido; pero para ello tenían que cerrar los ojos y pasara lo que pasara no podían moverse de su sitio. Los colocó en dos filas de quince niños cada una y les dijo que se sentaran.

Manolito estaba sentado en la segunda fila, en último lugar. Tenía un ojo entreabierto y vio cómo ataba a los dos primeros compañeros con cuerdas las manos y les tapaba la boca.
De repente, empezó a sospechar y se fue a gatas sin que nadie se diera cuenta hasta el minibús. Lo puso en marcha y huyó hasta la comisaría de la ciudad, que estaba al lado de las oficinas de correo donde habían estado esa misma mañana, y donde estaban sus padres preguntando por el campamento y enseñando la carta de su hijo a los policías.

Todos se dirigieron rápidamente hasta el campamento y capturaron al secuestrador antes de que se llevara a los niños.

A pesar de todo, fue el campamento más divertido para Manolito y para el resto de sus compañeros, pero no para sus padres cuando se enteraron de todo lo ocurrido.
Javi Glez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

1. Presta atención y no cometas faltas de ORTOGRAFÍA.
2. Revisa el texto antes de enviarlo.