domingo, 18 de octubre de 2009

Todo un detalle de humanidad


Ayer viernes, la joven emeritense Irene Ángel paseaba por la isla en compañía de su madre cuando advirtieron que algo se movía detrás de un matorral. Se llevaron un gran susto, pero Irene, armándose de valor se acercó para ver de qué se trataba.

Lo que en un pricipio les pareció un animal terrible, resultó ser un perrito abandonado con un aspecto horrible debido a que estaba sucio, con el pelo enmarañado, hambriento y presentaba una pequeña herida en la pata.

El animal estaba asustado y como parecía inofensivo se encargaron de él y lo llevaron a una veterinaria conocida. Ésta le hizo un reconocimiento completo, lo curó, lo aseó, le dió de comer y lo vacunó.

El perrito en estos momento se encuentra bien. Pasará unos días en la clínica veterinaria para recuperarse totalmente y después se irá a vivir con Irene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

1. Presta atención y no cometas faltas de ORTOGRAFÍA.
2. Revisa el texto antes de enviarlo.