sábado, 15 de noviembre de 2008

El lobo que se volvió humilde

Los tres cerditos vivían en una sola casa en el campo. Ellos no eran muy buenos en esto del bricolaje, ya sabéis: pintar, reparar cosas, arreglar enchufes, etc...
Un día, cuando estaban jugando en la casa, que buena falta le hacía una buena reparación, vieron que el lobo se acercaba. Le rogaron al lobo que no les comiera, pero los tres cerditos no se esperaban lo que les dijo el lobo:
- No os comeré y lo que vamos a hacer es reparar este desastre de casa que tenéis.
Les indicó que sacaran las herramientas que tuvieran: pintura, martillos, clavos, cola, etc.…; y les dijo:
- No hay nada gratis, por eso ya estáis sacando unas tapitas y una cervecita para animar la jornada.
Chema, 5º A

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

1. Presta atención y no cometas faltas de ORTOGRAFÍA.
2. Revisa el texto antes de enviarlo.